• Comercio y Exportacion
    Fuentes de financiamiento para exportación

    Fuentes de financiamiento para exportación: opciones para inyectar capital a tu negocio internacional

    Como te hemos contado en otras entrada del blog, una empresa tiene, básicamente dos motivos por los cuales necesita financiamiento: gastos de capital (Capex) y gastos de operación (Opex). Esto quiere decir, que ya sea para invertir en tu crecimiento o tus actividades del día a día, tu empresa necesita tener fondos.

    Si bien cada empresa cuenta con un cierto patrimonio (equity) y flujos de efectivo, costear tus operaciones y tu crecimiento con estos siempre será una alternativa costosa: el efectivo es volátil, difícil predecir y, por ende, implica más riesgos.

    En ese sentido, una buena práctica para cualquier negocio es recurrir al financiamiento y, de hecho, constituye una de las mejores formas de hacer crecer su negocio, especialmente cuando se trata de una empresa que trata con clientes y mercados internacionales.

    Con esto en mente, te compartimos 5 opciones de financiamiento de exportación que debes conocer:

    Fuentes de financiamiento: cómo obtener capital para exportación

    Factoraje

    Lejos de funcionar como un crédito tradicional, es una transacción comercial para vender a crédito, pero cobrar de contado.

    En este esquema, una institución (factor) te adelanta el pago de facturas que un comprador va a pagar a crédito (ya sea 30, 60 o 90 días después del envío de la mercancía). En ese sentido, es una de las maneras más rápidas y sencillas de compensar el impacto de las cuentas por cobrar en tu flujo de efectivo.

    Puedes consultar más sobre cómo funciona este esquema de financiamiento de exportación aquí.

    Financiamiento de proveedores

    De acuerdo con reportes de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), aproximadamente 8 de cada 10 PyMEs se financia a través de sus proveedores.

    En términos generales, consiste en que una empresa negocia la compra de la materia prima para su producción con el compromiso de un pago a futuro al proveedor (usualmente entre 30, 60 o 90 días) sin recargos por intereses.

    Una de las razones por las cuales es tan recurrido es que este tipo de acuerdos consiste en una operación no bancaria y no genera gastos financieros. Sin embargo, también implica riesgos como incrementos que lo hagan más caro (los cuales pueden ser modificados a discreción del proveedor para recuperar el costo del préstamo).

    Créditos bancarios

    Pueden ser los créditos simples o, por ejemplo, los créditos revolventes que otorgan los bancos nacionales a las empresas.

    En el primera caso, hablamos de todos aquellos esquemas en los que la empresa recibe una cierta cantidad de dinero, con la condición de una promesa de pago con intereses y una garantía como colateral.

    El segundo se trata de una línea de crédito con un límite establecido, regularmente también con un requerimiento de colateral como garantía, con la intención de que la empresa utilice sólo el capital que se requiere en el momento. De esta forma se puede financiar capital de trabajo, aunque no necesariamente al nivel que requiere un negocio de exportación en crecimiento.

    Las complicaciones que ambas presentan es que suelen ser líneas costosas para financiar operaciones, aunque resultan alternativas útiles para invertir, incrementar el retorno sobre los activos de tu empresa y ahorrar en impuestos.

    Cartas de crédito

    Los negocios exportadores tienen la opción de inyectar liquidez a través del pago anticipado de letras de cambio a plazo al amparo de una carta de crédito.

    Una carta de crédito es un documento a través del cual el exportador obtiene una garantía de que el banco emisor realizará el pago por la mercancía vendida bajo los términos y plazo establecidos.

    En ese sentido, son también un instrumento útil de financiamiento, pues al existir un compromiso de pago (incluso si el comprador se declarase en bancarrota), una institución puede adelantar la entrega del efectivo al vendedor.

    Forfaiting

    Usual en transacciones de exportación a países calificados con un alto riesgo político y/o económico, consiste en una operación similar al factoraje, con la diferencia de que, en lugar de facturas, la institución financiera que adelantará el pago de la venta acepta letras de cambio, pagarés y recibos, así como o instrumentos de pago negociables, como las cartas de crédito negociables en poder del exportador.

    Cuál alternativa es la mejor

    Entre las opciones presentadas, la respuesta de la mejor alternativa depende mucho de las necesidades de capital de cada empresa, pero también cómo diversifica sus fuentes de capital.

    Por ejemplo, opciones como el factoraje a través del sistemas de tecnología financiera brindan flexibilidad a los exportadores, lo que le permite destinar sus créditos bancarios a otros proyectos de capital e inversiones de crecimiento.

    Alexandra Ortiz
    Alexandra Ortiz
    Content and PR at Drip Capital
    4 min leer