• Cómo afecta a las Pymes la crisis del coronavirus y qué pueden hacer al respecto

    Photo by Andrew Neel on Unsplash

    Tras meses de inquietud por reportes de desaceleración económica global, la pandemia de Coronavirus desató una crisis que vaticina meses muy complejos para economías como México.

    “En este escenario, las Pymes nacionales enfrentan una amenaza grande para su crecimiento y subsistencia en el mercado, por lo que la liquidez, finanzas sanas y el acceso a financiamiento son prioridades”, puntualiza Edmundo Montaño, director general de la fintech Drip Capital.

    El panorama: pronósticos complejos y restricción del crédito

    Especialistas de Morgan Stanley aseguran que el escenario de una recesión global es altamente probable para 2020. En este contexto, para S&P Global, las expectativas de crecimiento del PIB a nivel mundial se recortaron a apenas 1.0%-1.5%. En el caso de México, Credit Suisse redujo drásticamente su pronóstico para la economía mexicana este año y espera una contracción de poco más del 4.0%.

    Adicionalmente, especialistas financieros han mencionado que la crisis por el Coronavirus ha generado un fenómeno de credit crunch —restricción del crédito— que podría poner en marcha una serie de bancarrotas corporativas y una crisis financiera global, similar a la de 2008.

    A nivel internacional, muchas empresas han dependido de créditos baratos durante la última década: de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el stock en circulación de bonos corporativos no financieros llegó a 13 mil 500 billones de dólares en el final del año pasado. Esto es, en término reales, el doble de la cifra vigente en diciembre de 2008.

    “El mercado de crédito se mueve rápido hacia un punto de no retorno, en el cual las fuentes de financiamiento se acaban, los emisores enfrentan restricción de liquidez, incrementan las pérdidas de crédito y los inversionistas se apresuran a tomar la salida más cercana”, explicó Oleg Melentyev, estratega del Bank of America.

    Esta situación es especialmente crítica para empresas con poco efectivo, mucha concentración en pocos clientes y altos niveles de deuda, pues pueden incumplir con sus pagos, bajar la capacidad para sostener sus operaciones e, incluso, ir a la bancarrota.

    Por otro lado, considerando que sus clientes tarden más tiempo en pagar por sus propias complicaciones y que en varias industrias las ventas sean afectadas por una menor demanda del mercado, las empresas también se ven afectadas al contar con menos fuentes de ingresos y, por ende, un capital de trabajo restringido.

    Las alternativas

    Para mitigar los efectos de la incertidumbre, el aumento del precio del dólar y evitar la insolvencia financiera, asegurar la disponibilidad de capital es vital.

    El sector de tecnología financiera, caracterizado por ser más versátil que el tradicional y aprovechar tanto tecnología, como capital de diversos mercados, ofrece alternativas digitalizadas de esquemas de financiamiento más seguros en medio de la incertidumbre, como el factoraje. Al no ser un crédito, sino una transacción comercial, este tipo de financiamiento ayuda a las empresas a tener capital de trabajo de manera rápida y menos riesgosa.

    “Por ejemplo, el financiamiento que brindamos a exportadores ofrece una línea de crédito de hasta 2.5 millones de dólares donde el pago está garantizado por medio de un seguro de crédito comercial. Este seguro toma especial relevancia en tiempos donde el riesgo de bancarrota de compradores internacionales ha aumentado sustancialmente y evita la colocación de colaterales o bienes de los acreedores como garantías de pago” concluyó Montaño.

    Drip Capital
    Drip Capital
    Fundada en 2015, en Palo Alto, California, Drip capital es una empresa Fintech especializada en el financiamiento de PyMes exportadoras. Drip Capital utiliza una plataforma tecnológica para simplificar el proceso de aprobar y financiar clientes, reducir los costos de financiamiento y minimizar los riesgos para las empresas. Es parte de la asociación global de empresas financieras Factors Chain International, así como del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, COMCE.
    3 min leer