• Esto es todo lo que debes saber sobre el capital de trabajo, un importante indicador que determina tu eficiencia operativa y tu liquidez

    Qué es el capital de trabajo, cómo calcularlo y qué importancia tiene para tu negocio

    Existen diversos indicadores de la salud financiera de tu negocio. Entre ellos, el capital de trabajo es uno de los principales, ya que no solo refleja tu liquidez, sino que da una mirada clara de tu eficiencia operativa, lo que, a su vez, te da herramientas para conocer tu potencial para invertir y crecer.

    ¿Cómo? Básicamente porque te ayudará a saber si tus activos circulantes son mayores a tus pasivos circulantes. En caso de que sea lo contrario, tendrás un problema para ser solvente (lo que te acerca al temido escenario de bancarrota).

    ¿Qué es capital de trabajo?

    Como mencionamos, el capital de trabajo es un indicador que denota la diferencia entre los activos corrientes de la compañía —efectivo, cuentas por cobrar, inventarios, materiales— y los pasivos corrientes —cuentas por pagar o deudas a menos de un año—.

    Este indicador es bastante similar al índice de solvencia, el cual también te permite ver relación entre tus activos y pasivos, con la intención de conocer cuáles son tus márgenes para operar. Puedes conocer más sobre ese indicador y otros datos relevantes en esta entrada.

    Cómo calcular tu capital de trabajo

    Cómo calcular el capital de trabajo

    La fórmula para calcular el capital de trabajo es la resta de los activos corrientes (disponibles dentro de un lapso de 12 meses) menos los pasivos corrientes (pendientes en los últimos 12 meses).

    Por ejemplo, si la suma de los activos es de 300 mil pesos y de los pasivos es de 140 mil pesos, tu capital de trabajo será de 160 mil pesos.

    ¿Por qué es tan importante calcular el capital de trabajo?

    Cómo calcular tu capital de trabajo

    Cabe destacar que el “nivel aceptable” de capital de trabajo puede variar dependiendo de la industria en la que te desempeñas, el tamaño de tu empresa y tus propias necesidades para operar.

    Por ello, es importante tener una visión del promedio en compañías e industriales similares para saber si estás operando de una manera riesgosa.

    Sin embargo, en términos generales, si el capital de trabajo de una compañía es negativo, significa que la empresa no es capaz de solventar su deuda.

    En contraste, un capital de trabajo positivo significa que pude costear sus operaciones y cumplir sus obligaciones, teniendo espacio suficiente para poner en marcha estrategias de crecimiento.

    Asimismo, es importante mencionar que un nivel de capital de trabajo demasiado alto no siempre es deseable; también es un indicador de que el negocio cuenta con demasiado inventario o que no está invirtiendo de manera adecuada su efectivo.

    ¿Cómo garantizar tu capital de trabajo?

    Cómo garantizar tu capital de trabajo.

    Incrementar mucho tus ventas no es el único modo de inyectar capital de trabajo, pues, de hecho, incluso una empresa con utilidad puede tener problemas de solvencia y liquidez.

    Una buena forma de tener un mejor nivel de capital de trabajo es recurrir al financiamiento.

    Para ello, es vital entender que el financiamiento no es siempre sinónimo de deuda: también se puede recurrir a alternativas que mejoren tus niveles de liquidez y den acceso a capital de trabajo al liberar tus cuentas por cobrar, con el fin de lograr un mejor equilibrio entre tu utilidad y los costos de tu operación.

    En esa línea, te recomendamos considerar algunos básicos para pensar en financiamiento y aprender a calcular el costo del financiamiento.

    Alexandra Ortiz
    Alexandra Ortiz
    Analista de contenido en Drip Capital
    3 min leer