• Comercio y Exportacion
    Con recurso o sin recurso: ¿cuál de estos tipos de factoraje conviene a tu empresa?

    Financiamiento para PyMEs | Factoraje con recurso o sin recurso: diferencias y características

    Como te hemos platicado en otras entradas, el factoraje financiero es una de las fuentes de financiamiento más convenientes para las empresas, pues representa una manera de financiar capital de trabajo y mejorar tu liquidez sin adquirir deuda.

    De entre los diferentes tipos que existen de factoraje, destacan los esquemas con recurso y sin recurso.

    ¿Qué implica cada uno? Revisemos los puntos básicos.

    Factoraje: por qué conviene a tu empresa

    Factoraje: por qué conviene a tu empresa

    El factoraje es un servicio de financiamiento para vender a crédito, pero cobrar de contado. Al convertir tus cuentas por cobrar en efectivo inyectas liquidez —lo que beneficia tus operaciones, pues no limitas tu capital de trabajo— sin tener que esperar todo el plazo de crédito que se suelen pedir por parte de tus clientes (de 3 y hasta 9 meses) y, sobre todo, sin tener que adquirir deuda.

    La empresa que te otorga el factoraje —llamada factor— se encarga de realizar la cobranza, por lo que también mitigar el riesgo ante cualquier eventualidad de no pago o retraso.

    ¿En qué tipos de factoraje cuentas con esta alternativa?

    ¿Qué es el factoraje con recurso?

    ¿Qué es el factoraje con recurso?

    Es uno de los esquemas más comunes en la industria. En el factoraje con recurso el vendedor cede la cobranza de las facturas a la empresa que le otorga el financiamiento. En el caso de que el comprador no realice el pago, el vendedor deberá regresar el monto.

    Tomando esto en cuenta, las características principales del factoraje con recurso son:

    • El factor gestiona la cobranza. La empresa que otorga financiamiento es la que gestiona y cobra las facturas.

    • Responsabilidad y riesgo. Se asumen únicamente por el vendedor, es decir, la empresa que solicita el financiamiento.

    • Suele ser menos costoso. Al asumir mayores riesgos, implica cuotas menores.

    • Menores requisitos. Las líneas de financiamiento se aprueban ágilmente, pues el proceso de análisis de riesgos también impacta menos.

    ¿Qué es el factoraje sin recurso?

    ¿Qué es el factoraje sin recurso?

    El factoraje sin recurso, por el contrario, sucede cuando, en caso de no pago, el factor asume el riesgo. La empresa que te otorga financiamiento puede absorber este riesgo y responsabilidad debido a que suele recurrir a un seguro de crédito comercial.

    Es importante destacar que esto solo aplica en términos de solvencia. Es decir que si el producto está sujeto a una disputa comercial —ya sea porque la mercancía estaba defectuosa o cualquier otro suceso relacionado al producto en sí—.

    En resumen, los principales punto a considerar del factoraje sin recurso son:

    • El factor gestiona la cobranza. Gestiona y realiza la cobranza, asumiendo los riesgos de impago por insolvencia del comprador, así como cualquier sanción o multa relacionadas.

    • Las cuotas suelen ser mayores. Para compensar el riesgo que no asume el vendedor, las cuotas por concepto de factoraje son mayores.

    • Garantiza el acceso al dinero por la venta. El vendedor garantiza el pago, protegiendo sus ventas y sus operaciones.

    • Mayores requisitos y calificación de clientes. En los procesos de aplicación a factoraje, es muy probable que las empresas requieran calificar a los clientes para revisar el nivel de riesgo de insolvencia, además de definir un límite de financiamiento y tasa de acuerdo con dicho nivel de riesgo. Puedes leer más a detalle sobre este proceso en esta entrada de nuestro blog.

    Diferencias entre los tipos de factoraje

    Diferencia con el factora con recurso

    También puedes leer:

    Alexandra Ortiz
    Alexandra Ortiz
    Content and PR at Drip Capital
    4 min leer